La Carolina

 
La Carolina es un pueblo de poco más de 250 habitantes, recostado al pie del Cerro Tomolasta, a una altura de 1600 metros sobre el nivel del mar. Está bañado por dos cauces de agua, el arroyo La Carolina y el río Las Invernadas, que se unen formando el río Grande.
 
La Carolina fue originalmente un pueblo minero fundado hace más de 200 años, y actualmente consta de un tesoro de tranquilidad y paisajes hermosos que dan lugar a que el turista, como el habitante cotidiano, puedan disfrutar de experiencias únicas. 
 
Este antiguo poblado tuvo su auge a mediados del siglo XIX, cuando un casual descubrimiento generó la más descabellada fiebre de oro que sufriera el país. Data de 1792, año en que fue fundada por el entonces Marqués de Sobremonte, en honor a la esposa de Carlos III de España. 
 
Muy pronto, la incipiente actividad minera generó que compañías inglesas y españolas llegaran hasta la región para extraer el oro que se albergaba en las montañas, eclipsando por completo la tradición pastoril y ganadera de la zona. 
 
Alrededor de esta labor, comenzaron a construirse viviendas de piedra junto a calles angostas que culminaban en oscuros túneles, donde los mineros se adentraban en busca del preciado mineral. 
 
 Durante el verano las temperaturas oscilan entre los 15C y 30C, y en invierno llegan a -10C. Es muy fácil hallar nieve si uno la visita en invierno, así como es muy fácil disfrutar de un agradable baño en el río durante el verano.
 
ACTIVIDADES
 
Minas
Una de las actividades más importantes es el turismo minero. La actividad consiste en visitar el interior de los antiguos socavones. A medida que se entra en las profundidades de las minas, cuya extensión llega a los 300 metros, se logra apreciar distintos minerales de la corteza terrestre, formaciones de estalactitas, estalagmitas y fallas geológicas. 
 
Es una experiencia única, cautivante y muy emocionante. No presenta mayores grados de dificultad, por lo que es recomendable para toda la familia. 
 
Estos túneles pueden ser visitados hoy en día, se aconseja hacerlo con guías del lugar porque muchos de ellos han sido inundados y son altamente peligrosos para los visitantes inexpertos que desconocen el lugar.
 
Las visitas se pueden realizar durante todo el año, se deberá emprender una caminata de 10 minutos desde el casco del pueblo hasta la Mina y una vez dentro  se caminan alrededor de 400 metros.
 
Museo de la Poesía
A tan solo 2 cuadras del casco de La Carolina, podremos visitar el Museo de la Poesía, creado en honor al poeta, filósofo y maestro argentino: Juan Crisóstomo Lafinur, nacido en este pueblo.
En el Museo se encuentran exhibidos fragmentos originales de sus poesías y de otros poetas de renombre.
 
El 8 de agosto de 2007, en la localidad de La Carolina, Departamento Pringles de la provincia de San Luis, quedaba inaugurado el Museo de la Poesía Manuscrita, al pie del cerro Tomolasta, a 2000 mts de altura sobre el nivel del mar, la que constituye hasta el momento la única institución estatal con estas características (la preservación de la poesía manuscrita), en Sudamérica.
 
El museo cuenta  con la  incorporación ininterrumpida de manuscritos originales y libros de poetas locales, nacionales y extranjeros.  Todo ese patrimonio cultural es y será preservado y expuesto a perpetuidad en nuestras salas. 
En la actualidad cuenta con más de 1.700 manuscritos,  una biblioteca especializada y un café literario;  con personal capacitado; con base de datos, inventarios y procesamientos técnicos, servicio de Internet y sala de audiovisuales para los visitantes.
 
Entre los escritos originales de autores locales, regionales y del mundo se encuentran los de Jorge Luis Borges, Mujica Lainez, Fermín Estrella Gutiérrez, Rafael Alberti, Pedro Mardodo, Barrientos, Ernesto Sábato, Juana de Ibarbourou, Antonio Esteban Agüero, Edna Possi y tantos otros poetas maravillosos de diversos países.Y lo que es el orgullo del lugar son los 41 manuscritos de puño y letra de Juan Crisóstomo Lafinur rescatados recientemente, escritos entre 1819-1823. Frente al Museo se encuentra la tumba que alberga los restos del mismo.
 
Gruta de Inti Huasi
A tan sólo 2 kilómetros de la Mina La Carolina se encuentra este sitio arqueológico de primer nivel dentro de la Argentina. Se trata de una caverna cuya ocupación data de hace 8000 años, su nombre responde a una voz aborigen que significa “casa del sol”.
 
Está ubicada en la cima de un cerro de unos 1700 metros de altura y se calcula que los habitantes fueron los primeros grupos nómades que ocuparon la región.
 
Las paredes están cubiertas de pictografías que, con el correr del tiempo y la erosión humana a la que fueron sometidos, se encuentran casi desaparecidas.
 
Esta cultura ha sido identificada como Ayampitín, cuyas producciones fueron datadas por el Doctor Alberto Rex González, por el método del carbono 14; siendo ésta la primera vez que este tipo de mediciones se realizaban en Latinoamérica.
 
Estos grupos fueron los primeros descendientes de la oleada que cubrió estas tierras mediterráneas. Constituye una cultura de la que se han podido rescatar puntas de flecha y algunos restos óseos que sirvieron para determinar los hábitos de estos pueblos.
Además de disfrutar de un único descanso, el visitante también podrá realizar cabalgatas agrestres, trecking, escalada de rappel, parapente, pesca deportiva, etc.
 
La Iglesia de Piedra
Nombrada en honor a la Nuestra Señora del Carmen, puede visitarse la Iglesia construida en piedra, que alberga entre sus paredes figuras religiosas intactas, dignas de visitarse. La principal fiesta Patronal se realiza a mediados de julio.
 
Fiesta del Oro
La fiesta da comienzo el primer fin de semana del año, dura de Jueves a Domingo, y constituye uno de los momentos más importantes tanto para La Carolina como para los pueblos de la zona.
 
Las principales actividades de la Fiesta del Oro, son: recitales de cantores populares de la región, búsquedas del tesoro especialmente diagramadas para cada edad, campeonato de futbol, concursos de literatura y pintura, asados populares y la elección de la Reina del Oro.
 
Para completar el paseo, se puede recorrer por ruta asfaltada el Camino La Carolina-San Francisco, un trayecto de 40 kilómetros en la meseta de la Pampa de Invernadero, con paisajes y vistas inolvidables.
 
ACCESOS
Desde la ciudad de San Luis por ruta provincial nº 20 hasta la localidad de El Volcán, luego se transita por ruta provincial nº 9, pasando por El Trapiche.
 
SUGERENCIAS
Para dormir se encuentra La Posta del Caminante, a pasos de la calle principal del pueblo, sobre la que se encuentra la biblioteca, el almacén y los pequeños locales de artesanías. Fue construida por los jesuitas y tiempo más tarde sirvió de alojamiento para los ingenieros que trabajaban en la mina. 
En cuanto a las excursiones a las minas se sugiere asisitir con un guía.
 

Comentá y compartí

Share on Myspace

Tal vez te interese

Cómo llegar?

From Address: To:

Galería de Imágenes